Archivos para 29 enero 2007

“Toro humano”

¿Qué tal señores “taurófilos”? ¿Se le apuntan a una de estas corridas?

¿Arte?

Este fotomontaje me lo mandó Maru, una amiga, quien a su vez lo recibió de un hermano de ella que vive en Alemania.

Semi receso forzado

He tenido que hacer un semi receso forzado en los últimos días, en este espacio, porque he estado muy ocupada; así que no he tenido tiempo para sentarme a escribir con calma, a pesar de que tengo varios temas entre el tintero. Espero poder retomar mi ritmo de escritura esta misma semana.

LaSalud.com.mx ya rectificó el malentendido con Guau

Guau ¡Qué buena noticia!. El periodista Víctor García Camacho, de LaSalud.com.mx, publicó un artículo donde rectifica y aclara la confusión que se presentó al publicar el artículo que dejaba muy mal parado a nuestro amigo Guauguau.

En uno de los párrafos mi colega mexicano de esta publicación virtual aclara que:

“Es evidente que la pretensión de la nota no se logró, al parecer debido a una redacción ambigua y a una selección de citas textuales que movieron a confusión (única responsabilidad que podemos asumir). La intención de la nota nunca fue culpar a cafeguaguau.com de promover prácticas relacionadas con desórdenes alimenticios, sino todo lo contrario; creímos que la defensa que hace el autor del blog (su nombre no aparece en la página) contra quienes sí lo acusan de ser un promotor de la anorexia y la bulimia, podría servir para hacer pensar a muchos padres en poner más atención a sus hijas”.

Eso estuvo muy bien.

“Ladrillos de la belleza”

Este poema, así como la reseña sobre el autor que aparece en el pie de este post, lo recibí de la revista y cultura en la red llamada Enfocarte.com, a la cual estoy suscrita:

Ladrillos de la belleza
Manuel Graña Etcheverry*

Dentro de tu cabeza,
que tiene pocos centímetros de diámetro,
cabe un megaparsec,
o sea más de tres millones de años luz,
y algo más de doscientos mil siriómetros
(y no importa que me haya equivocado
en las cuentas).
Tú puedes fraccionar esa distancia
en kilómetros, en metros, y hasta en micromicrones.
Puedes reducir todas las cosas
a porciones minúsculas:
los cuerpos a moléculas,
y a átomos,
y escandir más allá, hasta mínimas nadas.
También puedes fraccionar los volúmenes
y expresarlos con números y exponentes.
Puedes desmenuzar
el ritmo de una melodía,
o de un verso,
y reducirlos a esas partes componentes
cuya sucesión te produce
aquella necesidad de retorno de que hablan los tratadistas.

Pero dime, tú que buscas los gránulos mínimos,
los componentes básicos,
los menudos ladrillos invisibles
de las cosas,
dime cuál es la menor partícula,
cuál es aquel ingrediente
primigenio e infracelular
que sumado a otro
y a un puñado de iguales -o distintos-
hace resplandecer de pronto la belleza
en la forma de un rostro,
de un cuadro o de una estatua
o de un poco de tinta en un papel.
Seguir leyendo ‘“Ladrillos de la belleza”’

Sting, el juglar

Me reencontré con un viejo amigo de la época de mi actividad coral al que llevaba bastantes años sin ver y me regaló un CD con el último trabajo de Sting, llamado ‘Canciones del laberinto’, en el cual este maravilloso músico canta acompañado por un laúd, como cualquier cantante del Renacimiento.

Se trata de una recopilación de piezas del siglo XVI, escritas por John Dowland, músico de la corte de la reina Isabel I. Estuve leyendo que a este compositor se le conoció como “El Orfeo Inglés”. Según afirmó Sting, “Dowland fue el primer cantautor inglés que conocemos y muchos le debemos nuestras vidas a este hombre”.

Para este trabajo musical Gordon Sumer (el verdadero nombre de Sting) cantó acompañado del intérprete del Laúd, llamado Edin Karamazov (de origen bosnio). En el blog argentino Boomeran(g), del escritor Marcelo Figueras, y en otro fabuloso, Cpa Curiosoperoconarte, encontré valiosa información sobre la historia de estas canciones y sobre los intérpretes.

Todavía no he terminado de oír completo ‘Canciones del laberinto’, apenas lo estoy empezando a degustar, pero estoy fascinada.

La voz de Sting, un cantante contemporáneo entonando música del Renacimiento, seductoramente susurra en mi oído textos y canta melodías que no solo me transmiten el sabor de la música que interpreta, sino que me evoca la imagen mental idealizada que guardo de la manera como los herederos de los juglares, con canciones por encargo, materializaban la fantasía del “Amor cortés” en las ventanas de las amadas ajenas.

En YouTube encontré este video, en el cual Sting canta la canción “Have You Seen The Bright Lily Grow” del album “Songs From The Labyrinth”, acompañado por Edin Karamazov en el laúd.

Charlie Rose – Sting – Edin Karamazov
[YouTube=<object width=”425″ height=”350″><param name=”movie” value=”http://www.youtube.com/v/P01n4trbkOA”></param><param name=”wmode” value=”transparent”></param><embed src=”http://www.youtube.com/v/P01n4trbkOA&#8221; type=”application/x-shockwave-flash” wmode=”transparent” width=”425″ height=”350″></embed></object>]

Anorexibulimia, más que hambre de hermosura

_________________________________________________________________
(A propósito del debate suscitado alrededor del artículo injurioso que publicaron los periódicos mexicanos Mundo de Hoy y Lasalud.com.mx acerca del post que escribió Guauguau sobre las páginas Pro Anna y Pro Mía, considero oportuno reproducir este borrador de un artículo que escribí en 2003 sobre la incidencia del riesgo de padecer anorexibulimia que en ese año tenían las adolescentes de Medellín. Este artículo forma parte del grupo de textos que esta semana hemos venido publicando ¿Comunicación?, Blog de Víctor Solano; Parapolítica; Marsares, en Equinoxio; Café Guauguau; OIMC, por Thilo Hanish, y Markota, como protesta por la injuria de la que fue objeto Guauguau). _________________________________________________________________

La anorexia nerviosa y la bulimia, dos caras de una misma moneda llamada anorexibulimia, parecen haberse asentado en Medellín con carácter de pandemia. Sin embargo, la sola mención de esta enfermedad de origen mental genera mucha resistencia no solo entre los profesionales de la salud, sino entre los padres de los pacientes. La investigación adelantada por un equipo interdisciplinario arrojó en su primera etapa que el 30% de las mujeres adolescentes de la capital de la moda está en riesgo de desarrollar la enfermedad.

DEFINICIÓN
La anorexia nerviosa se caracteriza por “una negativa a
Anorexia mantener el peso en un valor igual o superior a un peso corporal mínimamente normal (<85% del peso esperado para la edad y la talla, o un índice de masa corporal (IMC) <17,5 Kg/mt²) o por una dificultad para lograr una ganancia de peso esperada durante el crecimiento. Junto con esta condición, a menudo se encuentra un miedo intenso por aumentar de peso, preocupación acerca del peso, una actitud de negación hacia el bajo peso que tiene la persona y hacia el impacto que esto tiene sobre su salud y presencia de amenorrea. Se han definido dos subtipos de anorexia nerviosa: uno caracterizado por atracones alimenticios con conductas de purgación y otro caracterizado por restricción en la alimentación.

(Tomado de Evidencia Clínica. Legis. Primera edición. 2002. Página 844. Otros temas: Incidencia/Prevalencia, Etiología/Factores de riesgo, Pronóstico, Intervenciones, ver páginas 844-868).

Carácter de pandemia le han dado el equipo de investigación de la Universidad de Antioquia (U. de A.) y el Hospital San Vicente de Paúl a la prevalencia de casos de anorexibulimia que se presentan en la ciudad de Medellín.

La investigación que desde hace más de cinco años adelanta este grupo interdisciplinario, liderado por la siquiatra y profesora de la Universidad de Antioquia Ana Lucrecia Ramírez Restrepo, comenzó por estudiar las conductas de riesgo en 970 adolescentes mujeres de 5 colegios de la ciudad, es decir, las ideas, conductas y creencias que las ponía en riesgo.

La investigación arrojó datos que permitieron anticipar una prevalencia tan alta o aún mayor que la de España y la de Argentina, donde ya tuvieron que declarar pandemia a la enfermedad. Seguir leyendo ‘Anorexibulimia, más que hambre de hermosura’

Una aproximación al milagro de los embarazos múltiples

La National Geographic acaba de lanzar un documental llamado “En el vientre materno: gemelos, trillizos y cuatrillizos”.

Foto National Geographic, gestaciónEl video sigue simultáneamente, desde el momento de la concepción hasta el del parto, la evolución de tres madres con embarazos múltiples: uno de gemelos idénticos, otro de trillizos que fueron engendrados en diferentes días y otro de unos cuatrillizos.

Según afirma NatGeo, “el documental nos muestra cómo los fetos empiezan a interactuar: cómo se empujan, dan patadas e incluso parece que juegan y se besan.

Los hermanos compiten por la comida y por el espacio pero al tiempo establecen los cimientos de una vida de cariño, apoyo y compañerismo”.

Pero, también allí, como en la calle, se entabla una lucha por la supervivencia, a veces feroz, entre estos dulces angelitos. Según leí en un artículo de publicaciones Doyma que se refiere a ese documental, “como fruto de “la lucha por la supervivencia” que se produce en el útero, algunosEstreno expertos aseguran que, en el caso de trillizos, puede suceder que dos de ellos sigan desarrollándose mientras que un tercero desaparece absorbido por el útero materno. En el documental, se describe este fenómeno conocido como “síndrome del gemelo desaparecido”. Según los científicos, este suceso es más común de lo que parece y, de hecho, apuntan que algunos zurdos pueden ser la “mitad superviviente” de una pareja de gemelos que nunca llego a materializarse”. Eso suena impresionante.

No lo ví en televisión, pero en su página virtual la National Geographic anuncia que la versión para internet será lanzada este primero de febrero. No me la pierdo por nada del mundo.


Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.