Archivos para 31 agosto 2006

Lenguaje racista

(Esta entrada la publiqué el pasado 9 de agosto en mi blog llamado: markota.bitacoras.com)

Somos mestizos con sueños de pureza racial. Discriminadores no confesos de las minorías étnicas, como si fueran seres inferiores. El lenguaje cotidiano así lo delata fácilmente.

“Ese tipo es un ‘indio’ insoportable” o “vámonos de aquí que esto está lleno de negros”, son algunas de las expresiones que he oído recientemente, para poner en evidencia esa forma soterrada de racismo que se manifiesta a través del lenguaje.
Las palabras dejan entrever una realidad que no se nombra, pero que existe. Colombia es un país rezagado en el proceso de hibridación que se vive en muchos países del mundo. Pertenezco a una comunidad mestiza, con sangre indígena y afrodescendiente, con algunas gotas de sangre de inmigrantes que llegaron hace ya muchas generaciones, pero la mezcla llega hasta ahí. Aquí, según el DANE, actualmente la población colombiana inmigrante representa solo el 0,3% de la población total.
A pesar de ésto, en esta cultura es bastante común el anhelo de mezclarse con los que tienen pinta de “blancos” locales; hay un racismo que no se menciona, pero que se manifiesta de forma clara en la posición jerárquica que ocupan las minorías étnicas, dentro de la economía y la sociedad en general.

Seguir leyendo ‘Lenguaje racista’

La miseria humana

(Esta entrada la publiqué el pasado 3 de agosto en mi blog llamado: markota.bitacoras.com)

Ver cómo todos le huyen a un indigente herido, es un espectáculo que desgarra el alma y que llena de rabia.

Si no lo hubiera visto con mis propios ojos, no lo habría creído. Anoche, frente al balcón del apartamento en donde vivo, el esposo de mi hermana oyó a un hombre desesperado que gritaba: “¡Ay, mi pie! ¡Mi pie!”. Los gritos provenían de un lugar situado a unos 40 metros de mi casa. En línea visual directa, hay un cruce, en donde cada cierto tiempo ocurren accidentes. Mi cuñado de inmediato salió al balcón, para ver qué había sucedido. Vio a una mujer que detuvo su automóvil, se bajó y corrió hasta donde un indigente se revolcaba del dolor, sobre el piso; con el auto le había pisado un pie.
Acto seguido, un hombre que venía en sentido contrario, detuvo su automóvil, se bajó también y le dijo a la señora: “Váyase, señora, váyase, no se meta en problemas. Ese desgraciado se le tiró a su carro, yo ví”. Luego se dirigió al indigente y le gritó: “¡Vos te le tiraste al carro, desgraciado!, ¡voy a llamar a la policía para que te metan a la cárcel!”.
Seguir leyendo ‘La miseria humana’

Nueva piel

(Esta entrada la publiqué el pasado 18 de julio en mi blog llamado: markota.bitacoras.com)

Estoy mudando,
no sé si de piel o pelaje,
no sé si de cuero o corteza.
Bajo la reseca coraza,
bajo la agrietada piel desértica,
emerjo lenta,
asombrada de mirada redonda y abierta.

¿Dónde he estado?
¿Desde dónde llego?
Viajera soy de mundos internos.
Adonde quiera que vaya voy conmigo,
me tengo.
¡Qué dicha!
Me habito.

Me surge brillante
nueva piel tersa viviente,
temblorosa trama,
con la fortaleza
del delgado hilo
de una telaraña.

Setenta veces siete vidas,
setenta veces siete muertes.
Vida-muerte-vida.
En cada morir reencarno y resurjo,
vital y nutrida.

Marta Restrepo

Julio 18 de 2006

Gratitud

(Esta entrada la publiqué el pasado 16 de julio en mi blog llamado: markota.bitacoras.com,)

Sentir que pertenezco a un lugar y a un grupo humano es algo que pensé que había perdido para siempre y ¡cuánto lo aprecio!

Tengo infinidad de razones para estar agradecida con la vida. Luego de vagar dos años y medio como una loba extraviada, de tener el pelaje opaco, de vivir entre desconocidos, de desempeñar el papel de forastera, de advenediza, y de intentar construir lazos afectivos, estoy de de regreso a mi clan, al sitio al que pertenezco.
Estoy cerca de mi familia, de mis hermanas,  de mis padres, viejos, pero llenos de vida y de amor. Estuve cerca de mi hermano, con el que pude compartir algunos días luego de llevar años sin vernos. He podido disfrutar de nuevo del grupo de amigos que quiero entrañablemente, que me quieren como soy, que me aprecian simplemente por ser yo, que me acogen confiados y que gritaron de felicidad al verme, que se emocionaron al saber que estaba de regreso.
Sentir que pertenezco a un lugar y a un grupo humano es algo que pensé que había perdido para siempre y ¡cuánto lo aprecio!
Estoy en un lugar en el que tengo una historia, donde los que me conocen saben quién soy y yo sé quiénes son ellos.
Con el asombro de una recién llegada a la vida, veo los regalos que me ofrece generoso el universo. A través de la ventana tengo este paisaje que me sé de memoria, siento la tibieza del aire y me lleno de gratitud.
Seguir leyendo ‘Gratitud’

Corrupción

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 13 de julio)

Acaban de inhabilitar por 20 años a uno de los ex presidentes del Instituto Colombiano de los Seguros Sociales (ISS), Guillermo Fino, para que se desempeñe en el sector público, por haberle cobrado la bobadita de 4000 millones de pesos de comisión a la empresa alemana Fresenius Medical Care Colombia S.A., por adjudicarle un contrato para que le prestara servicios a pacientes de la unidad renal del Seguro. El contrato, por valor de 40 mil millones, se firmó en 2002.
La descripción que hacen las revistas Cambio y Semana, de cómo los participantes de este delito hicieron toda clase de maromas para meterse el dinero al bolsillo, tratando de no dejar rastro, es asombroso. No le encuentro diferencia con la forma como operan los narcotraficantes y los secuestradores.
No contento con esta mordida, con un sentido muy “Fino” para conseguir dinero fácil, el funcionario público se metió en el otro bolsillo un 6% de comisión, es decir, otros 2400 millones, por ordenar el pago de la cartera que le adeudaba el ISS a Fresenius en 2001, por un monto superior a los 40 mil millones de pesos.
La noticia del número de años de inhabilitación a Guillermo Fino, sumada a la de la multa de 25 millones de pesos, ha sido recibida con gran alharaca, por ser la sanción disciplinaria más alta que se ha concedido en Colombia. Pero, falta por verse qué va a pasar con varias cosas:

1. Cuál va a ser la sanción penal para este delincuente.
2. ¿Será que los dineritos del negocio entre Fino y Fresenius van a permanecer guardados en algún banco del exterior, de esos donde se garantiza el anonimato de las cuentas, hasta cuando termine de pagar su pena, con término anticipado por buena conducta, para poder disfrutar de las mieles del negocio? ¿Será que se los van a decomisar?
Seguir leyendo ‘Corrupción’

¿Contra quién es la lucha antidrogas? (II)

Segunda y última parte

(Esta entrada la publiqué el pasado 4 de julio en mi blog llamado: markota.bitacoras.com)

Cualquiera diría que el Plan Colombia ha sido un fracaso, si se mira desde el punto de vista del cumplimiento de la meta de reducir al 50% el área cultivada de coca, en los últimos cinco años.
Mientras que en Colombia el problema de las drogas es tratado como un asunto de hectáreas cultivadas que hay que erradicar, es decir, como un asunto de policía, en los países consumidores no parece haber nadie que forme parte de esta enorme cadena de corrupción. A pesar de los resultados, el gobierno norteamericano sigue gastando multimillonarias sumas de dinero en esta guerra.

Los últimos resultados de la lucha antidrogas son cualquier cosa, menos resultados exitosos, porque según muestran las cifras de la Oficina de Drogas de Estados Unidos, (ONDCP), las hectáreas cultivadas en Colombia no solo no han disminuido, sino que aumentaron el año pasado.
Según un informe publicado en abril por The Center for Internacional Policy’s, Colombia Program (CIP), en 2005, calificado como el año record en la destrucción de cultivos de coca, se erradicaron 171 400 hectáreas, entre áreas fumigadas y arrancadas manualmente, y se dejaron de erradicar 144 000, lo que da un total de 315 400 hectáreas. Esto representa un incremento del 26% frente a 2004, es decir 30 000 hectáreas más que en el año anterior, cuando la cifra había ascendido a 250 555, entre las erradicadas y las no erradicadas.
Según el informe del CIP, en los últimos seis años, desde cuando el congreso norteamericano aprobó el primer desembolso para el “Plan Colombia”, el gobierno norteamericano ha destinado 4 mil 700 millones de dólares para esta lucha antidrogas, especialmente para la fumigación aérea de herbicidas sobre las zonas cultivadas. La meta del Plan Colombia era, a cinco años, reducir al 50% las áreas sembradas de coca. En 2005 la suma área total entre hectáreas erradicadas y no erradicadas era de 183 571, lo que representa un incremento de cerca del 72% en el mismo período.
Si los resultados son tan desalentadores, ¿por qué insisten en hacerlo de esa manera? ¿Por qué no ensayar la vía de la legalización y atacar el que debería ser el verdadero meollo del asunto, como es el del consumo, pero abordado como un problema de salud pública?
Seguir leyendo ‘¿Contra quién es la lucha antidrogas? (II)’

¿Contra quién es la lucha antidrogas? (I)

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 28 de junio)

El consumo de drogas, y específicamente la adicción a ellas, cualquiera que ésta sea, es un problema de salud pública y no de policía.

Luchar contra las adicciones a punto de medida represivas es una batalla perdida de antemano, al menos en lo que se relaciona con la erradicación del consumo.
El consumo de cigarrillo, por ejemplo, una droga legal considerada tan adictiva como el bazuco, en lo que llevo de vida ha disminuido de una manera asombrosa, en las personas que me rodean. Solo me basta mirar a mi propia familia, donde somos 10 adultos entre padres e hijos. Hace 25 años, ocho de nosotros éramos fumadores y en este momento ninguno lo es. Entre mis amigos la historia ha sido prácticamente la misma. Y todo esto lo han logrado organismos y entidades locales y mundiales distribuidos a lo largo y ancho del planeta, que han conseguido aterrorizarnos a punto de campañas educativas y preventivas para crear conciencia acerca del riesgo que entraña el tabaquismo. Sin contar con la verificación en el propio organismo de los efectos devastadores de la nicotina y los otros ingredientes que incluye el cigarrillo.
Pero, conozco también personas que son fumadoras irredentas, para quienes está primero un cigarrillo que la vida misma. Son los verdaderos adictos a la nicotina y solo pueden ser rehabilitados con ayuda médica, si es que pueden, pero, además, sin garantía de que lo hagan definitivamente.
Igual pasa con el alcohol. Es una droga adictiva, que muchos hemos tomado en algún momento de la vida en poca o mucha cantidad, pero eso no significa que todos los que han tomado o toman alcohol sean o se puedan volver alcohólicos. Solo unos pocos, los verdaderos alcohólicos, quedan atrapados en el consumo descontrolado. Seguir leyendo ‘¿Contra quién es la lucha antidrogas? (I)’


Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.