Archivo para 30 agosto 2006



La octava maravilla

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 25 de junio)

Cuando leí por primera vez sobre el descubrimiento de esta maravilla y vi imágenes de los guerreros pensé que era algo alucinado. Nunca imaginé que algún día podría tener frente a mí aunque fuera uno solo de ellos.


(Foto tomada de la página del Museo Nacional)

Exquisitos. Así son los escasos ocho guerreros de terracota que tuve la oportunidad de ver ayer sábado 24 de junio, en Bogotá.
Solo es una muestra representativa, pero es un abrebocas para intentar imaginar aquél espectáculo de más de 7000 esculturas que reproducen un ejército real.
Como lo pude verificar, cada pieza representa un guerrero diferente, con rasgos de personalidad, jerarquía y grupo étnico definido.
Son como fósiles, en los cuales la forma y materia original se hubieran convertido en piedra; complicados peinados en los que casi se pueden ver los trazos de las peinillas, herrajes y lazos que ensamblan las armaduras, uñas a las que se les nota el trabajo duro de la guerra.
Según aprendí, los guerreros fueron elaborados a partir de unos moldes básicos, con detalles añadidos a mano para conferir una identidad a cada escultura. Específicamente, para las cabezas se utilizaron cuatro modelos.
Este ejército, concebido para satisfacer el ego de Qin Shihuangchi, “Primer soberano emperador” de la China, no fue creado para que lo admiraran los ojos humanos, sino que fue enterrado en unos canales de tierra y madera; forma parte del mausoleo de este emperador de la dinastía Qin, que alcanzó el título en el año 246 a.c.

Pero, no supe qué fue más emocionante, si tener frente a mí una pequeña muestra de la que se considera la octava maravilla del mundo o ver la interminable fila de personas, una 1000, que, como yo, decidimos esperar con estoicismo más de hora y media para poder lograr entrar a ver la exposición.

Anuncios

De todos modos

(Este poema, que publiqué el pasado 15 de junio en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, forma parte de la serie “poemíos enduelados”, que escribí en 2001)

De todos modos

Cuánto aire hay en el aire,
para llenar enteros mis pulmones.
Bocanada imposible,
buscada hasta el límite en mi anoxia.
Que no basta,
no me sirve,
ni me alcanza.

Mientras tanto,
muero de muerte natural.
Lentamente, muero más
mientras respiro.
Naturalmente muero,
de todos modos.

Corrientazo de miedo eterno
que me atraviesa toda.
Frágil humanidad.
Breve.
Inútil tránsito a la nada.

Por cada instante de vida, muero.
En mi pequeñez, me debato fiera
como si del universo fuera el centro.
Y alrededor el cosmos inerme palpita,
indiferente a mi brutal tormenta.

Marta Restrepo
Medellín, 2001

Cuerpos sin rostro (III)

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 14 de junio)

Última parte

Nadie pudo entender qué le ocurría y médicos y familiares se trenzaron en interminables discusiones y formularon todo tipo de hipótesis; inicialmente pensaron que había quedado con algún problema visual, pero los exámenes oftalmológicos revelaron que sus anteojos tenía la formulación apropiada; llegaron a creer, inclusive, que estaba fingiendo, por alguna razón que no estaba clara. El tiempo pasaba, desconcertante, y nadie podía descifrar el enigma de esa extraña esfinge.

El señor F sufría en su impotencia para hacer entender que eso que le estaba ocurriendo sí era cierto, que aunque él mismo no entendiera nada, no estaba loco, pero sí a punto de perder la razón con su propia confusión.

Tuvieron que pasar siete desconcertantes años para que, por un afortunado azar, el caso del señor F llegara a manos de Francisco Lopera, quien acababa de graduarse como neurólogo. Y, precisamente, éste fue su primer paciente. Un paciente excepcional, por su diagnóstico: prosopagnosia, en su forma más severa.

En el accidente, el señor F sufrió una lesión en los dos lóbulos en el área del cerebro llamada Girus fusiforme que está ubicada en el lóbulo temporal y occipital, basal. Como consecuencia de la lesión, el señor F también perdió definitivamente la memoria de las caras que había conocido a lo largo de su vida.

Hoy, vive en un mundo de máscaras donde todas las personas parecen iguales, donde, simplemente, algunas tienen barba o bigote y otras, no. Para él ya no existen parámetros de belleza, no diferencia entre feo y bonito. Afirma que puede estar “con la mujer más fea” y no se da cuenta.

Todos a su alrededor lo saben y hace mucho rato que su esposa y sus hijos establecieron parámetros de comunicación, como los de la voz, la ropa y el peinado, que le permiten saber que está con la persona adecuada.

Se estima que alrededor del mundo en la actualidad hay diagnosticados entre 200 y 300 casos de prosopagnosia, entre los cuales se incluyen algunos de la conocida como congénita o del desarrollo. Sin embargo, se sabe que en el mundo hay personas que nacen y mueren sin poder aprender a ver las caras y que desconocen que padecen esta extraña lesión cerebral.

Cuerpos sin rostro (II)

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 12 de junio)

Segunda parte

El señor F, un hombre que ronda los setenta años, era un próspero comerciante de la ciudad de Pereira, casado y con una familia de varios hijos. Hace más de 20 años, luego de permanecer un mes en estado de coma, como consecuencia de un aparatoso accidente, despertó en la sala de recuperación de la clínica. Confundido aún, debido a la gravedad del trauma cerebral que había sufrido, y mientras retomaba uno a uno los hilos de su conciencia, notó que algo no andaba bien; a su alrededor oía voces de alegría que le resultaban tremendamente familiares, pero estaba rodeado de seres que desconocía por completo. De pronto, reconocía… algo… unos zapatos, un vestido, el peinado de una señora. Se sentía como si estuviera en medio de una alucinación. Miraba hacia esa parte del cuerpo que está entre el pelo y el cuello, veía ojos, narices, cejas, bocas que hablaban, pero no logró armar un esquema que le dijera algo.

El señor F no reconoció a nadie, ni siquiera a su propia esposa. Algo había cambiado para siempre y él no lograba entender qué era lo que le había pasado. Aterrado, en medio de su confusión, pidió un espejo. Cuando miró su propio reflejo, dijo: “no, no esto no es un espejo…, ese no soy yo”.

Continuará…

Cuerpos sin rostro (I)

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 9 de junio)

Primera parte

Hace muchos años leí “Un antropólogo en Marte”, que es un libro escrito por el neurólogo inglés Oliver Sacks, en el cual narra las historias de algunos de sus pacientes; son historias tan extraordinarias que parecen literatura de ficción. Sacks, famoso por sus libros, se volvió todavía más famoso cuando uno de ellos, “Despertares” fue llevado al cine con una película que llevó el mismo nombre.

Años más tarde, en una entrevista que le hice al neurólogo Francisco Lopera, le pregunté si él tenía pacientes con lesiones cerebrales y enfermedades congénitas como las que describe Sacks y me contó que conocía un caso de prosopagnosia, que es la incapacidad que tienen algunos individuos para reconocer las caras. Le pedí que me contactara con el paciente.

“El principal trastorno en el reconocimiento de caras es la prosopagnosia. El término Prosopagnosia procede de las raíces griegas PROSOP que significa Rostro y GNOSIS que significa Conocimiento. El paciente no puede reconocer a sus familiares, amigos y conocidos por el rostro. En los casos graves no se reconoce a sí mismo en un espejo, ni en una fotografía”.
Francisco Lopera, neurólogo.

Lopera, quien es el director del Grupo de Neurociencias y Jefe del Servicio de Neurología Clínica, de la Universidad de Antioquia, me contactó días después, para confirmarme que su paciente, el señor F, quería concederme una entrevista y que estaba dispuesto a recibirme en su residencia.

Cuando llegué a su casa, situada en una zona campestre a media hora de Medellín, me estaba esperando, sentado en la sala, al lado de su esposa. Yo llegué acompañada por el neurólogo, y luego de un saludo muy cordial, prendí la grabadora. La historia no podía ser más increíble; el señor F vive en un mundo de cuerpos sin rostro.

Continuará…

El periodismo como negocio

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 11 de mayo)

Que algunos de los periodistas de los medios de comunicación tradicionales están cada vez más pendientes de sus propias carreras que del interés público, es una de las conclusiones a las que llegaron los autores del el Reporte anual de los medios de noticias de los Estados Unidos en 2005. El estudio, elaborado por el Project for Excellence in Journalism en conjunto con la Escuela de periodismo de la Universidad de Columbia, arrojó también una “verdad de Perogrullo”, como es que el idealismo se acabó en la prensa norteamericana por cuanto, según dice en la página cuatro del sumario ejecutivo del informe, ya los empresarios confirmaron que no existe esa fuerte relación que se creía que había entre periodismo de calidad y la venta de periódicos.

“The most cogent explanation for why journalism in the public interest has lost leverage was probably offered by Polk Laffoon IV, the corporated spokesman of Knight Rider. ‘I wish there were an identifiable and strong correlation between quality journalism… and newspaper sales’, he said. ‘It isn’t… that simple”.

Polk Laffoon IV es el secretario corporativo de Forbes Inc.
Cada vez es más evidente que el negocio de la información es el que importa, porque los empresarios hace rato que vieron que la información es un negocio lucrativo. No es gratuito que los grandes medios formen parte de conglomerados económicos.

En mi opinión, si las cosas siguen como van, hacia futuro la carrera de periodismo debería anexarse a las facultades de administración de empresas o a las de publicidad.

Otra cosa que reveló el estudio es que los medios tradicionales, en general, han retrocedido en circulación. Los periódicos de circulación diaria han disminuido un 12% entre 1990 y 2004, lo que representa una caída de 7,7 millones de copias, y los dominicales un 8%, lo que equivale a 4,9 millones de ejemplares. Esto, lógicamente, se ha reflejado en despidos masivos en sus salas de redacción; para la muestra, un botón: en los últimos cinco años la prensa norteamericana ha despedido entre 3.500 y 3.800 periodistas y se espera que este año la cifra oscile entre 1.250 y 1.500 profesionales. Entre éstos se incluyen los hechos por Knight Rider.

Entre tanto, los medios on line se fortalecen cada vez más, por lo que los medios tradicionales se han visto en la obligación de tomarse más en serio la información que publican en internet.
Los autores del estudio concluyeron también que solo el 5% de los comentarios publicados en los blogs de ese país se refieren a información que involucra temas que son producto de investigaciones originales de sus autores; el resto son comentarios sobre información basada en los medios masivos más influyentes.

Un equinoxio en pleno mayo

(Esta entrada la publiqué en mi blog llamado: markota.bitacoras.com, el pasado 9 de mayo)

Hoy ocho de mayo salió a la luz pública Equinoxio, que es la primera revista de bitácoras que se crea en Colombia. Está integrada por un grupo de bloggers nacidos en lugares distintos del país, que ahora están regados por diferentes lugares del mundo.

Por esas cosas de la vida, tuve la fortuna de ser invitada a colaborar en su primera edición, con el artículo “La utilidad de ser banquero”.

El tema más taquillero, por lo que he visto, es la entrevista que le hizo Marsares a Carlos Gaviria. Es una extensa conversación en la que se logra esbozar un retrato de este candidato del partido de la izquierda, pero que se caracteriza por tener un pensamiento liberal.

Ojo al texto, que es el blog de Álvaro Ramírez, aporta un artículo sobre la ética en internet.

Mejor dicho, está delicioso el contenido de Equinoxio.


Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

  • Y, a todas estas, ¿qué dice la FM? ¿Fresca ,#VickyDavila, que no pasó nada? 5 years ago
  • Y en Colombia los amamos. Hoy los venezolanos, su actitud y su entereza me despiertan gran admiración. Estoy segura de que no soy la única. 5 years ago
Anuncios