¿Contra quién es la lucha antidrogas? (II)

Segunda y última parte

(Esta entrada la publiqué el pasado 4 de julio en mi blog llamado: markota.bitacoras.com)

Cualquiera diría que el Plan Colombia ha sido un fracaso, si se mira desde el punto de vista del cumplimiento de la meta de reducir al 50% el área cultivada de coca, en los últimos cinco años.
Mientras que en Colombia el problema de las drogas es tratado como un asunto de hectáreas cultivadas que hay que erradicar, es decir, como un asunto de policía, en los países consumidores no parece haber nadie que forme parte de esta enorme cadena de corrupción. A pesar de los resultados, el gobierno norteamericano sigue gastando multimillonarias sumas de dinero en esta guerra.

Los últimos resultados de la lucha antidrogas son cualquier cosa, menos resultados exitosos, porque según muestran las cifras de la Oficina de Drogas de Estados Unidos, (ONDCP), las hectáreas cultivadas en Colombia no solo no han disminuido, sino que aumentaron el año pasado.
Según un informe publicado en abril por The Center for Internacional Policy’s, Colombia Program (CIP), en 2005, calificado como el año record en la destrucción de cultivos de coca, se erradicaron 171 400 hectáreas, entre áreas fumigadas y arrancadas manualmente, y se dejaron de erradicar 144 000, lo que da un total de 315 400 hectáreas. Esto representa un incremento del 26% frente a 2004, es decir 30 000 hectáreas más que en el año anterior, cuando la cifra había ascendido a 250 555, entre las erradicadas y las no erradicadas.
Según el informe del CIP, en los últimos seis años, desde cuando el congreso norteamericano aprobó el primer desembolso para el “Plan Colombia”, el gobierno norteamericano ha destinado 4 mil 700 millones de dólares para esta lucha antidrogas, especialmente para la fumigación aérea de herbicidas sobre las zonas cultivadas. La meta del Plan Colombia era, a cinco años, reducir al 50% las áreas sembradas de coca. En 2005 la suma área total entre hectáreas erradicadas y no erradicadas era de 183 571, lo que representa un incremento de cerca del 72% en el mismo período.
Si los resultados son tan desalentadores, ¿por qué insisten en hacerlo de esa manera? ¿Por qué no ensayar la vía de la legalización y atacar el que debería ser el verdadero meollo del asunto, como es el del consumo, pero abordado como un problema de salud pública?
Sé que no estoy descubriendo el agua tibia. Sin embargo, no dejo de pensar en que detrás de todas medidas policivas para reprimir el cultivo de coca, es decir, detrás de la cadena de ilegalidad que esto genera, se esconde un negocio tan lucrativo como no logra caberme en la cabeza.
Si los cultivos de coca dejaran de reproducirse a la velocidad y en la proporción que lo hacen o si se detuviera la erradicación de los cultivos, ¿a quién le van a vender los insumos para la fumigación? ¿Qué diablos van a hacer con toda la parafernalia, con todo el montaje que se requiere para emprender una guerra de éstas, tales como armamento, aviones, helicópteros, equipos de comunicación, personal entrenado, etc.?
De otro lado, me pregunto, ¿contra quién realmente es la lucha antidrogas? ¿Dónde están los grandes mafiosos de los países consumidores? ¿Por qué no recuerdo que hayan condenado a cadena perpetua a ninguno? ¿Qué se hace la plata de las utilidades de los precios finales de venta de la droga? ¿Serán tan ingenuos los banqueros y los negociantes de los países consumidores como para permitir que toda la plata se venga para acá? ¿Por qué no denuncian a los bancos de los países consumidores que reciben esos dineros en sus arcas? ¿Es que la cadena completa está conformada solo por colombianos, en el caso de mi país? ¿Será que los malos del paseo solo están aquí?
Este sí que es un cuento bien cojo.
Y como ocurre con tantas otras cosas, nos ahogamos en el mar de desinformación que centra el interés en los asuntos que los medios masivos de comunicación reproducen, sin ahondar mucho en la verdadera raíz de los problemas. Ese es el planteamiento de una de las teorías de la comunicación, la “Agenda setting”, que tiene como objetivo poner a los medios de comunicación a hablar sobre algún tema específico, que en determinado momento le interesa divulgar a un grupo de poder, ya sea político, económico o militar.

0 Responses to “¿Contra quién es la lucha antidrogas? (II)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

  • Y, a todas estas, ¿qué dice la FM? ¿Fresca ,#VickyDavila, que no pasó nada? 2 years ago
  • Y en Colombia los amamos. Hoy los venezolanos, su actitud y su entereza me despiertan gran admiración. Estoy segura de que no soy la única. 2 years ago

A %d blogueros les gusta esto: