¿Arrepentidos por el escándalo de las ‘chuzadas’? No les creo

Las intercepciones que hizo el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, conocido como “el escándalo de las chuzadas (o pinchadas)”, son un hecho en extremo escandaloso. Lo que pasa es que en Colombia hemos vivido tantas cosas extremas que hace rato perdimos la capacidad de asombro.

Según dice el artículo “Los arrepentidos”, publicado por la revista Semana, los autores intelectuales y materiales que orquestaron esta infiltración (que buscaba recopilar material para desprestigiar a los magistrados y a otros personajes) han sido sometidos a condenas que rondan los ocho años. No solo me parece  corta esta condena para castigar hechos tan graves, sino que no les creo.  Todos lucen tan arrepentidos por lo que hicieron… y hasta les piden disculpas a sus familias, como si ellos mismos hubieran sido unas víctimas.

Pero, si su trabajo era hacer inteligencia por orden del Gobierno, es una paradoja que hubieran obrado ingenuamente. No me cabe en la cabeza que ninguno hubiera tenido el menor criterio para pararse a reflexionar un poco sobre lo que estaba ocurriendo.

¿Qué buscan con sus confesiones? ¿Empezar a recobrar pita para lograr rebaja de penas y obtener una pronta excarcelación? Aunque la sentencia precisamente, y no solo, por lo absurdamente corta debería ser inapelable, algo me dice que algunos de ellos (seguramente los autores intelectuales) apenas olerán el cemento de las celdas, porque la rebaja de penas: por colaborar con la justicia, por buen comportamiento, por tender la cama, por lavarse los dientes todas las noches, etc., les permitirá retornar muy pronto a las calles exonerados de culpas. ¿O es una contraofensiva orquestada para desprestigiar a Uribe? (No soy uribista, pero tampoco soy ciega). Y sí es así, ¿cuál es el colofón de esta estrategia (que podría extenderse allende las fronteras…)?

Las ‘chuzadas’ son ciertas, de eso no cabe duda. Pero me producen desconfianza no solo las confesiones de los acusdados, tan similares en los términos utilizados y tan sincronizadas en las acusaciones, sino sus reiteradas disculpas públicas a Piedad Córdoba (las actuaciones de ella han sido suficientemente públicas como para pretender desconocerlas).

En cuanto a lo que le pueda esperar a Uribe, sus detractores no necesitarán de estas ‘ayudas’. Ya estamos empezando a asistir a la develación del trasfondo de su uso del poder (no usaré el sustantivo ‘abuso’, para evitar hacer un juicio de valor). En mis clases de redacción les doy a mis alumnos un taller sobre el uso de la tilde que se llama: “El juicio de la historia”. Es un artículo que tomé de internet, y que dice que el paso del tiempo va permitiendo tomar distancia y decantar el balance de las actuaciones de los gobernantes, para ir concediéndole a cada ex presidente el lugar que le corresponde en la historia. Uribe también tendrá el suyo.

1 Response to “¿Arrepentidos por el escándalo de las ‘chuzadas’? No les creo”


  1. 1 Lully noviembre 18, 2010 a las 12:21 am

    Me gustó esa frase de “No soy uribista pero tampoco soy ciega” y me identifico plemanmente con tigo en este post.
    Un abrazo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

  • Y, a todas estas, ¿qué dice la FM? ¿Fresca ,#VickyDavila, que no pasó nada? 2 years ago
  • Y en Colombia los amamos. Hoy los venezolanos, su actitud y su entereza me despiertan gran admiración. Estoy segura de que no soy la única. 2 years ago

A %d blogueros les gusta esto: