Vengo con los ojos llenos de horizonte

¡Hola! Ya estoy de regreso. Qué alegría me dio al abrir tanto mi correo personal como Markota y encontrar todas estas manifestaciones de afecto de mis amigos.

Vengo renovada, con los ojos llenos de horizonte y con los oídos cargados de un incansable reventar de olas.

No es exageración si digo que son tal vez las mejores vacaciones que mi familia y yo hemos pasado juntos. Todo salió de la mejor manera posible. Cada día dos personas diferentes de mi grupo se encargaron de diseñar y de preparar el menú, con la ayuda de Liliana y de Mary, dos hermanas tolueñas que nos atendieron como a reyes y del esposo de Liliana, John Jairo, que nos conseguía el pescado del día y nos ofreció todos los cocos de agua que quisimos, agua que bebíamos directamente del coco, con un pitillo (o pajilla). Comimos muchas frutas tropicales y abundante pescado y mariscos frescos; también arroz con coco, acompañado con yuca, ñame o patacón (para los que no son de estas tierras, la yuca y el ñame son dos tubérculos deliciosos y el patacón es una tostada de plátano frito, cuál de todos más bueno y más cargado de carbohidratos).

Hicimos largas caminadas, tomamos el sol y jugamos Boogle. Como en el poema de Miguel Hernández ‘Pueblo blanco’, nos pasábamos largos ratos con “…la boca abierta al calor, como lagartos, medio ocultos tras un sombrero de esparto…”.

Como fieras satisfechas, acostados en sillas de playa bajo las palmeras, gastamos generosas horas hablando de todo, pero también entonando deliciosos silencios al unísono.

El 31 a la medianoche encendimos una enorme fogata justo en el borde del mar y cenamos una “Zarzuela” que es un plato típico español, elaborado a base de langosta, langostinos y otros mariscos y pescado, preparada por Sebastián, uno de mis cuñados, que es mallorquino.

También leí, pero no todo lo que me había propuesto, no hubo tiempo. (Está bien, pues, Thilo…😉 tenías razón).

De todas maneras, a pesar de estas delicias que aquí les cuento, vengo con dos visiones de mi paseo a Tolú, acordes con mi manera de ver y vivir la vida: una, completamente hedonista, poética y estética; la otra, con una mirada crítica, la del asombro de venir de un lugar donde conviven el paraíso y la miseria, a solo unos pocos kilómetros de distancia.

Voy a preparar dos comentarios sobre las dos visiones.

Como le dije en diciembre a Félix Soria, quiero expresarles mi deseo porque cada uno de mis amigos construya muchos sueños para este año, sueños que se conviertan en realidad. Porque solo soñar es quedarse a vivir en la irrealidad…

¡Un abrazo virtual!

11 Responses to “Vengo con los ojos llenos de horizonte”


  1. 1 THILO enero 3, 2007 a las 8:43 pm

    ¡Bienvenida! Aunque, ¿no estuvieron como cortas esas vacaciones? ¿Y las fotos? No, no. Así no se puede.
    Un abrazo. THILO

  2. 2 Félix enero 3, 2007 a las 9:07 pm

    Marta, permíteme prescindir del Markota, la expresión “ojos llenos de horizonte” es tan hermosa como exacta para describir la sensación de quien es sensible y regresa de un viaje.
    Seas bien regresada y bien acogida. Tu texto, como casi siempre, ayuda –junto a las alegrías que proporcionan quienes nos aman– a sobrellevar las miserias cotidianas.

  3. 3 Galo enero 4, 2007 a las 1:52 am

    FELIZ AÑO CASI NUEVO!!! y bienvenida de nuevo a la blogósfera. Me hiciste sentir una envidia enorme al leerte pero de eso se trataba. Bueno, solamente quería decirte que es bueno volverte a leer después de una semana. Ah! y que me uno al reclamo de Thilo, queremos ver las fotos. Un abrazo virtual.

  4. 4 markota enero 4, 2007 a las 12:23 pm

    Thilo, ¿cortas las vacaciones? Cortas no, sino cortísimas. Nada qué hacer, varios teníamos que regresar a seguir trabajando. Sin embargo, no pudo estar mejor. Ya publiqué algunas fotos.

    Hola, Félix, me encanta que hayas decidido prescindir del Markota. Gracias por tus refrescantes palabras y por encontrar en este espacio todas esas cosas tan hermosas que dices.

    Mi apreciado Galo, feliz año te deseo también a ti. Me hiciste reír con eso de la envidia… no era la idea, pero…
    En todo caso, yo también me alegro de estar de regreso, volver es también un motivo de alegría.

    ¡Les mando un abrazo!

  5. 5 markota enero 4, 2007 a las 12:33 pm

    Félix, acabo de leer lo que escribiste en tu blog Im-pulso, sobre este comentario. Aunque ya te lo dije, lo repito aquí, me emocionó profundamente la forma como te referiste a mis palabras. ¡Mil gracias!.

  6. 6 Milois enero 4, 2007 a las 7:39 pm

    Que rico mi Martica que te haya ido super bien en la costa….Me tienes que explicar que es boogle…bueno, aunque si lo busco en google me aparece algo…google, boogle, etc…jejej

    Un abrazote,
    Juan Camilo

  7. 7 markota enero 4, 2007 a las 8:32 pm

    Milois, el boogle es un juego con 16 dados que tienen letras en lugar de números; los dados se meten dentro de un cubo, se sacuden para barajarlos y luego, en una de las caras del cubo, que tiene 16 compartimientos, caen organizados al azar. La idea es que con las letras que quedan mirando hacia arriba, en cualquier orden, pero sin repetir dado, cada jugador arma el mayor número posible de palabras en un tiempo medido por un reloj de arena que trae el juego. Las palabras repetidas entre los jugadores se anulan. Mientras más personas lo juegan, pues más difícil es acumular puntaje, porque hay más probabilidades de repetir palabras. Ya te imaginarás lo que me divierte este juego.
    Espero que la explicación haya quedado lo suficientemente clara.
    Te mando un abrazote y, como te lo dije, mis deseos porque este año escribas bastantes entradas en tu blog.

  8. 8 EyewitnessDC enero 7, 2007 a las 3:59 am

    Hola que grato verte apenas me imagino de las maravillas que viste aunque queda el sin sabor de la otra realidad de miseria que viste tambien. Lo bueno es que llegaste renovada!

    Un abrazo virtual

  9. 9 markota enero 7, 2007 a las 11:25 am

    Hola, Eyewitness. Grato estar aquí de regreso. La realidad que vi ve allí ofrecía un contraste sorprendente, sobre todo porque en esa zona desemboca el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

  10. 10 Anabeche enero 8, 2007 a las 12:49 am

    Tu viaje me suena a paraíso, aunque mencionas los intensos contrastes de esas tierras. Entiendo entonces que los horizontes te llenaron el alma en muchos sentidos. Muchos abrazos.

  11. 11 markota enero 16, 2007 a las 9:35 pm

    Hola, Anabeche. Disfruté enormemente de este corto viaje. Colombia está llena de lugares hermosos que a veces a solo unos pocos kilómetros de distancia conviven con la tragedia del subdesarrollo.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Un punto de vista muy personal

Este es el blog de Marta Restrepo. En él se expresan todas las Martas que me habitan: la racional, la emocional y todas sus subdivisiones.

Algo sobre mí

Entrevista en equinoXio, en la columna de Lully: "Al desnudo en mi balcón".

Nube de etiquetas

Twitter

  • Y, a todas estas, ¿qué dice la FM? ¿Fresca ,#VickyDavila, que no pasó nada? 2 years ago
  • Y en Colombia los amamos. Hoy los venezolanos, su actitud y su entereza me despiertan gran admiración. Estoy segura de que no soy la única. 2 years ago

A %d blogueros les gusta esto: